¿A qué edad es recomendable iniciarse en gimnasia rítmica?

A todos aquellos padres cuyos hijos tienen inquietudes deportivas inclinadas hacia la gimnasia rítmica, les asaltan infinidad de dudas antes de apuntarles. Las más comunes suelen centrarse en cuestiones como qué complementos de gimnasia rítmica son adecuados para los más jóvenes, a qué edad es recomendable iniciarse o si realmente merece la pena involucrar a los niños en una actividad donde la disciplina y la dedicación son más exigentes que en otras. 

Si es tu caso, en este post, resolvemos todas estas cuestiones. Pero, ¡no lo dudes! La gimnasia rítmica es un extraordinario deporte cargado de beneficios para los más pequeños. ¡Empezamos!

Gimnasia rítmica: la actividad extraescolar más popular 

La gimnasia rítmica es una “disciplina de disciplinas”, pues es producto de una combinación de varios elementos: ballet, gimnasia y danza. Además, se caracteriza por el uso de diversos complementos propios de la gimnasia rítmica como la cuerda, la cinta, la pelota, el aro y las mazas. 

No es de extrañar que esta variedad deportiva tan completa sea de las más populares en el ámbito de las actividades extraescolares. Sin embargo, teniendo en cuenta la técnica y disciplina que requiere, los expertos recomiendan que se empiece a practicar a partir de los 5 años, y una o dos horas por semana. Por supuesto, siempre con el objetivo de que el niño se divierta. 

Un sinfín de habilidades físicas y comunicativas

Los beneficios de iniciarse en la gimnasia rítmica a edades tempranas se cuentan por decenas. 

Por otro lado, más allá del plano físico, donde  la elasticidad, la fuerza, la velocidad y demás capacidades psicomotrices alcanzan niveles de élite, apostar por esta disciplina estimula la creatividad, las habilidades comunicativas o el compañerismo. A continuación, te detallamos otras ventajas: 

  • La gimnasia rítmica no solo despierta el lado artístico del niño, sino que aprende estrategias nuevas de forma constante, basadas en el ensayo-error, que potencian su destreza, coordinación y motricidad. 
  • Además del cuerpo, también se ejercita la memoria. Tengamos en cuenta que las coreografías son parte integrante en todos los planes de entrenamiento. 
  • El niño aprende a controlar la respiración. En el futuro, esta técnica le ayudará a concentrarse fácilmente y tener bajo control todos los procesos de forma eficaz. 
  • Puesto que se presenta como una de las variedades deportivas con mayor carga disciplinaria, no tendrá problemas a la hora de adaptarse de forma responsable en cualquier trabajo futuro. 
  • La mayoría de las actividades relacionadas con la gimnasia rítmica se hacen en grupo. Como resultado, el niño aprende valores tan importantes como el compañerismo, el respeto, la humildad y el esfuerzo. 

Como ves, los beneficios de practicar este deporte se imponen frente a los contras. Sí, hay que dedicarle tiempo y esfuerzo, pero, ¡merece la pena! Si, además, te ayudas con complementos de gimnasia rítmica como aros, cuerdas, pelotas o cintas, le darás un impulso a tu evolución. En este punto, desde Danza y Más te asesoramos para que encuentres todo el vestuario y complementos que necesitas. ¡Llámanos! 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad